Nunca Menos

martes, 3 de agosto de 2010

Política en el Recuerdo: Primera entrega

Tuve la idea de empezar a postear episodios breves de nuestra historia política que tal vez con el tiempo quedaron fuera de nuestra memoria pero que involucra a actores de nuestra vida actual y como se manejaron ante otro escenario de país y el rol que jugaban los medios en los diversos momentos.

Primera Entrega

Esto ocurría en 2002 en ocación de la derogación de la Ley de Subversión Económica exigida por el FMI con la complicidad de puertas para adentro del Presidente de turno Eduardo Duhalde mediante la bancada oficialista en el parlamento.
La Ley de Seguridad Nacional o Ley de Subversión Económica fue una ley dictada en 1974 y modificada en 1976 para que el poder militar gobernante en ese entonces pudiera arbitrar sobre las deciciones económicas de los empresarios (incluidos los bancos) y de esta manera aleccionar con la cárcel o cosas peores a quienes no siguieran la linea bajada desde las altas esferas del poder, acusándolos asi de subversivos en este caso económicos, ese fue el caso de lo ocurrido a Graiver con Papel Prensa tema que desarrollé en otra oportunidad.
Esta ley constaba de dos partes: subversión económica y subversión política. Con la vuelta a la democracia en 1983 solo se modificó de esta ley la parte que hacía alusión a la persecución política.
Es decir que el sistema bancario pese a las grandes catástrofes que produjo en nuestro país siendo complices del vaciamiento y la entrega, nunca corrieron el menor riesgo de someterse a esta legislación porque era una mera figura decorativa para perseguir empresarios y hacer negocios desde el Estado con intereses foráneos, por ende cobijados por los poderes de turno pudieron salir ilesos de todos sus renombrados actos de Subversión Económica.
Cuando estalló la crisis en 2002 el escenario era otro, el repudio hacia el sistema bancario era conocido, generalizado y popular, el brazo armado ya no era más actor principal en la política por lo que estos quedaron expuestos a su propia ley, el verdugo que ellos mismo crearon venía ahora a cortarles la cabeza y se venían horas dificiles dado que llovian los juicios y las pruebas estaban más que a la vista. Lo que ocurrió entonces fue que el Fondo Monetario Internacional intercedió para que esto no ocurriera impulsando la derogación de la Ley de Subversión Económica para poder así seguir con la impunidad, para esto necesitó de actores dentro de nuestro país que dentro de esa coyuntura debían decidir si respaldar al pueblo o a los banqueros.
Este era el escenario y esta fue la noticia del día en que se derogó esta ley:

Diario La Nación 31 de mayo de 2002

Fue derogada la ley de subversión económica, en una dramática sesión

El Gobierno consiguió ayer en el Senado derogar la ley de subversión económica y cumplir con el Fondo Monetario Internacional (FMI), tras una votación agónica que, en primera instancia, terminó empatada.

Para ganar, el peronismo apeló a la facultad reglamentaria que contabiliza como doble el voto del presidente del cuerpo en caso de empate.
Previamente había contado con la colaboración de la senadora radical Amanda Isidori, de Río Negro, que solicitó retirarse del recinto por pedido del gobernador de su provincia, Pablo Verani, para no entorpecer la sanción de la ley derogatoria.
Después de seis horas de un debate lleno de suspenso, el presidente provisional de la Cámara, Juan Carlos Maqueda, puso en consideración el proyecto: la votación terminó 34 a 34.
Ocho senadores del PJ, 22 radicales, uno del Frepaso y tres provinciales votaron en contra y por poco no alcanzaron a frustrar los planes del Gobierno.
El presidente Eduardo Duhalde reconoció anoche a LA NACION que si no se hubiera derogado la ley habría renunciado. "Si no se derogaba la ley hoy (por ayer), la verdad es que yo no podía quedarme un minuto más en el Gobierno", señaló.
Durante buena parte de la tarde existió la posibilidad cierta de que se concretara la derrota del oficialismo. El sector disidente del PJ trabajó duramente contra la derogación.
Por caso, el gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, envió el pequeño jet de su provincia a Corrientes para traer a Buenos Aires al senador del Partido Liberal, Lázaro Chiappe, que pretendía votar en contra, pero había perdido la opción de tomar un vuelo de línea antes de que terminara la sesión.
La senadora Cristina Fernández de Kirchner argumentó que esa acción se justifica en la necesidad de impedir la sanción de una ley que "instalará la impunidad".
La derogación de la ley de subversión económica permitirá al Gobierno cumplir con otro de los 14 puntos que se había comprometido a impulsar para avanzar en la negociación de una asistencia financiera para enfrentar la crisis.

                                                                        
                                                        

                                  MEMORIA...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada